Susana García-Robles, la “arquitecta” del ecosistema venture capital de Latam: «En este momento lo que Chile necesita es un fondo de fondos»

La experta en capital emprendedor conversó en detalle con Startups Chilenas y repasó su rol en la creación de la industria regional y describió cómo debe ser este nuevo vehículo de inversión que se busca levantar a nivel local.

Lo primero que se observa al entrar a su perfil de Linkedin es un «América Latina» que se desprende de lo alto de su página como si fuera un letrero de bienvenida, y esa frase no solo toma presencia en su red social, sino que es «apellido» de todas las actividades que Susana García-Robles ha tenido desde hace ya más de 20 años, cuando empezó a construir el ecosistema de venture capital o «capital emprendedor» -como a ella le gusta llamarlo- de Latam.

Fue en Estados Unidos, país en el que García-Robles vive hace más de dos décadas, desde donde comenzó a generar los primeros trazos de lo que luego se convertiría en la industria de venture capital de Latinoamérica, específicamente en su paso por el Fondo Multilateral de Inversiones (ahora BID Lab), en donde durante sus 21 años de trabajo comenzó a profetizar el impacto de este tipo de activos y apoyar a los primeros fondos de la región.

«Queríamos probar y crear una industria local, hacer una venture capital industry competitiva y local, nos enfocamos mucho en apoyar a first time fund managers, hoy los mejores van por su tercer o cuarto fondo. En los 21 años que estuve hicimos inversiones en 90 fondos y para llegar a esto estudiamos miles, nos dimos cuenta de lo que funcionaba y lo que no (…) La lección que aprendí es que había que levantar el ecosistema y al mismo tiempo invertir. Las ‘metidas de pata’ de los inversores o emprenderos nos daban ‘comida’ para mejorar los errores, y al hacer esto aumentaban las posibilidades de tener buen retorno en los fondos», detalla la experta sobre sus años en el FOMIN.

En paralelo a este trabajo García-Robles comenzó a sembrar las que luego se convertirían en las primeras asociaciones gremiales de venture capital de diferentes países y tiempo después se convirtió en board member de LAVCA, organización sin fines de lucro dedicada a apoyar el crecimiento del capital privado en América Latina y el Caribe. Sumado a esto, desde marzo del año pasado aterrizó en Capria, fondo internacional que invierte en diversos vehículos de inversión del mundo.

«Los impactos del venture capital son importantes. Por un lado los de retorno financiero, sin esto los otros impactos son pasajeros. Hicimos un estudio en que vimos que por cada US$ 1 dólar invertido por el FOMIN se había logrado entre US$ 4,4 dólares y US$6,4 dólares sociales, medidos en la creación de trabajos, oportunidades laborales para mujeres, temas medioambientales, seguridad laboral y el PIB», relata.

Read the complete article on Startups Chilenas >

Liked the update?

Share on facebook
Share
Share on twitter
Tweet
Share on linkedin
Publish